Los delitos cibernéticos aumentan

delito cibernéticoLos delitos financieros en contra de empresas y otras organizaciones alrededor del mundo continúan en aumento. Una encuesta realizada por la consultoría PwC sobre los delitos económicos en el mundo señala que los defraudadores utilizan cada vez más la tecnología como herramienta principal.

El informe de PwC reveló que las empresas de servicios financieros son víctimas de altos niveles de delitos cibernéticos y lavado de dinero, mientras que las empresas detallistas, de consumo y comunicación son las que sufren más robos.

PwC realizó el informe llamado “Encuesta Global de Delitos Económicos 2014”, que incluyó la participación de 5,128 personas de 95 países y se realizó entre los meses de agosto y octubre de 2013. De los encuestados, 50% eran altos ejecutivos, 35% representaban a empresas públicas y 54% eran de organizaciones con más de 1,000 empleados.

De este universo, prácticamente el  50% de los ejecutivos a los que se les aplicó la encuesta dijo haber sido víctima de un delito económico.

El delito más común sigue siendo la malversación de activos, seguido por el fraude en adquisiciones / compras de empresas, soborno y corrupción, delitos cibernéticos y fraudes contables. Otros de los delitos reportados incluyen el fraude de recursos humanos, lavado de dinero, propiedad intelectual o robo de datos y fraude en hipotecas.

Los delitos económicos son una amenaza global generalizada, señala el informe de PwC. Regionalmente, este tipo de acciones predominan en África, donde el 50% de los encuestados dice haber sido víctima de algún delito de este tipo. Después se ubica Norteamérica con un 41%, Europa del Este con el 39%, Latinoamérica y Europa Occidental representan el 35% cada uno, y concluye con Asia Pacífico 32% y Medio Oriente con el 21%.

Los países en los que comienzan a incrementarse este tipo de delitos son: Ucrania, Rusia y Australia. La encuesta identificó ocho economías emergentes, Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica, Turquía, México e Indonesia, países en donde el 40% del total de los entrevistados reportó haber sido víctima de algún delito económico.

A nivel global, los responsables de la quinta parte de los delitos económicos son personas en altos puestos gerenciales, 42% personas en puestos intermedios y 34% personal de nivel operativo.

El perfil del típico defraudador es: hombre de mediana edad con título universitario o superior  que ha estado en la organización por un periodo importante de tiempo. Globalmente, casi la mitad de todos los fraudes son perpetrados por empleados que tienen seis o más años de experiencia,  y aproximadamente una tercera parte, empleados que tienen de tres a cinco años de experiencia, revela el informe.

(Pymemprende)

comparte este articulo: